Padre e hijo

CÓMO FOMENTAR LA RELACIÓN ENTRE PADRE E HIJO

Mitad de marzo y, en medio de este caos generalizado tan inesperado y sobrecogedor, tenemos un motivo para celebrar: un año más, es el Día del Padre. Y, confieso, es uno de mis favoritos durante el año porque es una forma de recordar la importancia tan vital que representa la relación entre padre e hijo.

Hace justo un año reflexionaba también en este blog sobre qué significaba ese vínculo paterno que a veces queda relegado o supeditado tras la poderosa y primitiva alianza que tiende a forjarse entre la madre y el bebé.

Pero es que la existencia de esa unión fuerte e instintiva que sentimos las madres, para nada es incompatible con fomentar una relación también intensa, rica y de calidad entre el padre y el bebé. Es más, este vínculo aporta numerosos beneficios que se reflejarán en un mejor desarrollo emocional y afectivo de nuestros pequeños.

QUÉ HACER PARA FOMENTAR LA RELACIÓN ENTRE EL PAPÁ Y SU BEBÉ

Manos bebé y papá

Lejos de lo que pueda parecer, las acciones más sencillas pueden jugar un papel de lo más relevante en la creación de ese vínculo paterno filial. No se trata de actividades extraordinarias ni de difícil ejecución, si no que la paternidad – en su mayoría – se construye día a día sobre la experiencia de la relación.

Una participación activa en las actividades diarias va a ser la apuesta más segura para fomentar la relación entre padre e hijo. Es decir, la corresponsabilidad real y efectiva en torno a la crianza del bebé será la clave para nutrir desde el principio esta relación, afianzarla y hacerla crecer. Así que papis…

  • Participad en el cuidado del bebé: el baño, el alimento (si es posible), las rutinas diarias, etc.
  • Asumid también parte de las responsabilidades en las horas de sueño.
  • Fomentad el contacto físico: caricias, piel con piel, y abrazos han de ser siempre bienvenidos.
  • Compartid tiempo de calidad juntos: ya sea leyendo cuentos, descubriendo música, contando historias, riendo…
  • Realizad actividades juntos: desde paseos (¡aunque no ahora miso!) y pequeñas excursiones, hasta actividades de juego o estimulación.

Priorizando la participación en estas actividades desde el momento del nacimiento se pondrán los cimientos necesarios para que esa relación entre padre e hijo florezca intensa y fuerte y se afiance con el paso del tiempo.

Efectos positivos en la relación paterno-filial

Papa y bebé

Encontramos muchos efectos positivos tanto para el padre como para el desarrollo del bebé gracias a una relación de calidad entre padre e hijo. Resumiendo, los más destacados podrían ser:

  • Los padres desarrollan un sentimiento de competencia al estar acostumbrados a lidiar con las situaciones habituales de la crianza: entienden lo que sucede en cada momento y cuentan con las herramientas necesarias para afrontar los retos.
  • Se desarrolla un bienestar emocional entre padre e hijo, que comparten ese vínculo afectivo.
  • La seguridad que aportará esta relación al bebé contribuirá de forma decisiva a que adquiera mayor autoestima y confianza en su desarrollo afectivo y emocional.
  • Este vínculo emocional también será decisivo para determinar la forma en la que el niño se relacionará en el futuro.

EVOLUCIÓN EN LA RELACIÓN PADRE-HIJO

Es innegable la evolución que el rol de padre ha tenido en los últimos años: podríamos definirla casi como la transformación de un rol ubicado en la autoridad hacia una figura paterna que ahora funciona desde el compromiso. Y gracias a ese recorrido, la brecha tradicional entre hombres y mujeres en lo que a los cuidados de los niños se refiere se va poco a poco reduciendo, aunque siga aún liderada por las mujeres.

Esta mayor involucración, como hemos visto, es pieza clave para crear ese vínculo afectivo; y numerosos estudios ratifican que este nuevo rol asumido por los padres ayuda a un mejor desarrollo de los bebés, que se convertirán en niños con menores posibilidades de desarrollar conductas de riesgo o trastornos como la depresión.

En la escuelita online somos todavía mayoría de mujeres. Pero cada vez veo en las sesiones más padres involucrados y participantes en lo que a formarse se refiere. Así que si me estáis leyendo… ¡seguid así! Porque todo el esfuerzo que demostráis se traducirá en una relación irrepetible con vuestro hijo que solo aportará beneficios a ambos.

¡FELIZ DÍA DEL PADRE!

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Natalia González López, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.

Ir arriba
WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner