gateo bebé

5 RAZONES PARA FOMENTAR EL GATEO DEL BEBÉ

gateo bebé

El gateo se suele desarrollar entre los 6 y 10 meses del bebé aunque, al igual que pasa con la totalidad de los hitos evolutivos, no hay un momento exacto, sino que depende del ritmo y momento evolutivo de cada pequeño. Es más, no todos los bebés pasarán por el proceso del gateo, ya que un porcentaje de ellos pasarán directamente en la marcha sin este proceso intermedio.

Tener en cuenta esto es importante para evitar agobios o tener expectativas demasiado concretas sobre lo que ha de hacer el pequeño en cada momento: ellos encuentran múltiples opciones y soluciones de desplazamiento mientras van desarrollando la fuerza y la habilidad que requiere empezar a caminar. Teniendo esta tranquilidad, también conviene resaltar que sí es bueno que gateen, y que tampoco importa si mantienen este tipo de movimiento durante una etapa prolongada, ya que les aporta numerosos beneficios ????

5 beneficios del gateo del bebé

El gateo proporciona ventajas para el desarrollo del bebé; sin embargo, nunca hay que forzarlo u obligarlo, sino fomentar y favorecer que los peques lleguen a él por sí solos. Aquí dejo 5 razones por las que impulsar este tipo de desplazamiento:

gateo bebé
  • Favorece la conexión de ambos hemisferios cerebrales, gracias al desarrollo del movimiento con patrón cruzado. Aunque dicho así puede sonar un poco a galimatías, ese ‘patrón cruzado’ que mencionamos es el que nos permite tener un desplazamiento corporal organizado y coordinado; y, justo en eso, radica la importancia del gateo al fomentar su desarrollo.
  • El gateo incide también directamente en el desarrollo y fortalecimiento muscular de los peques, especialmente en espalda, extremidades y cuello, y en mejorar su sistema vestibular; es decir, su equilibrio. Y, una vez más, esto será una de las piezas claves para abordar en otras etapas otro tipo de desplazamientos de una forma coordinada y organizada.
  • Potencia la autonomía ya que, habitualmente, es la primera forma de desplazamiento gracias a la que los bebés pueden explorar y conocer el entorno por sí mismos.
  • El gateo permite a los bebés trabajar de forma directa en la mejora de la coordinación óculo-manual; y, por tanto, en agudizar su percepción visual.
  • Y también fomenta la mejora de la ubicación espacial. Al moverse y desplazarse necesita por fuerza desarrollar su capacidad de medir las distancias entre los objetos o entre sí mismo y los objetos: ¡un ejercicio maravilloso!

Por todas estas razones vale, y mucho, la pena que los pequeños trabajen el gateo tanto tiempo como quieran, sin prisas ni apuros para pasar al siguiente escalón: los primeros pasos. Sin duda, iniciarse en la marcha es un momento que todas las familias están deseando ver, pero dejar que los bebés vayan a su ritmo y afiancen el gateo les aportará más beneficios y seguridad de cara a la consecución de nuevos hitos evolutivos ????

ALGUNOS MITOS SOBRE EL GATEO DEL BEBÉ

gateo bebé

Como ya anticipábamos antes, el gateo trae consigo una serie de dudas bastante frecuentes entre las familias: ¿Cuándo tiene que gatear?, ¿cómo tiene que ser el gateo?, ¿es un paso indispensable?, ¿y qué pasa si no gatea?…

Fruto de estas dudas habituales han ido surgiendo una serie de mitos; por lo que más vale tener clarísimo que no todo es verdad acerca de lo que escuchamos del gateo. Por ejemplo, algunos de los mitos más extendidos son:

·       Si no gatea a los 7-8 meses… ¡ya no lo hará! – ¡Falso! Como en todos los hitos evolutivos hay que respetar los ritmos y tiempos de cada bebé. Hablamos de ese intervalo entre los 6 y los 10 meses como el más habitual para la aparición del gateo, pero hay peques que se lanzan incluso más allá de cumplido el año. Solo cabe paciencia y respetar el ritmo propio de tu bebé: puedes estimular el gateo con juegos y ejercicios, pero nunca forzarlo.

·       Si se acostumbra a gatear… ¡caminará más tarde! – ¡Nooooooo! El gateo es un hito dentro del desarrollo motor y su adquisición supone la base sobre la que se afianzarán nuevas habilidades, como caminar. No solo no retrasa la marcha, si no que favorece que el bebé esté preparado para ella ????

Dejar atrás los mitos y darle al bebé su espacio y tiempo adecuados para desarrollar esta habilidad serán dos de las claves para acompañar al pequeño en este proceso, que le abrirá un nuevo mundo que explorar y conocer. Incentivar esta actividad, además, con juegos compartidos, le ayudará a que disfrute del gateo mientras sienta las bases para conseguir hitos posteriores.

 

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Natalia González López, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.

Ir arriba
WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner