navidad bebé

4 CLAVES PARA DISFRUTAR LA PRIMERA NAVIDAD CON UN BEBÉ

navidad bebé

Llega la Navidad y si ya de por sí suele ser una época mágica y llena de ilusión, cuando se trata de la primera que compartes con tu bebé ese espíritu navideño suele llegar a las cotas más altas. Disfrutar la primera Navidad con un bebé es, sin duda, un momento único y especial; pero en el afán de querer que todo sea perfecto o inolvidable a veces olvidamos lo más básico: atender y respetar las necesidades de nuestro bebé…

Ya habíamos hablado en el blog la importancia de mantener en Navidad las rutinas en la medida de lo posible; pero hoy, también quiero compartir 4 claves muy sencillas, que pueden suponer un antes y un después a la hora de que vuestro bebé esté cómodo durante estas fiestas. ¡Vamos allá!

respeto: la principal clave

Aunque nos centremos en hablar de esa primera Navidad con un bebé y cómo es la mejor forma de disfrutarla, lo cierto es que las recomendaciones van mucho más allá y os valdrán para sucesivos años. Y esto se debe a que se basan en una clave principal: el respeto hacia los bebés.

Es importante entender que, por más que nos haga ilusión enseñarle la magia de estas fiestas, exponer a vuestro bebé a experiencias, personas o estímulos que no le agradan tendrá un efecto contrario, por más tradicional, navideño o típico de estas fechas que sea…

Por eso es fundamental tener siempre en cuenta sus tiempos, necesidades y límites, sin dejarse llevar por nuestras ganas de enseñarle todo lo maravilloso que supone la Navidad: al fin y al cabo, ¡tiene toda una vida para ir descubriéndolo! ????

4 claves sencillas que te harán disfrutar más la navidad con tu bebé

navidad bebé

Son pequeños gestos, casi cotidianos, pero que pueden transformar la actitud de tu bebé en estas fechas: evitar tener a un peque alterado e irritable es siempre una buena idea ya que, de lo contrario, en vez de disfrutar todos juntos de estas fechas lo más habitual es que terminéis deseando que acaben rápido…

1/ Respeta su necesidad de conexión en las fiestas familiares

Con esto, me refiero a que los días señalados en Navidad suelen ser también momentos de “presentación” del bebé a familiares, amigos y conocidos más allá del círculo más cercano. Y, ¡ojo!… es perfectamente normal que queráis presumir de bebé delante de todos ellos ???? Pero aunque para vosotros son familiares y amigos conocidos y apreciados, vuestro peque probablemente los verá como desconocidos.

Por eso es importante que respetéis su deseo de NO ir con ellos si así lo manifiesta: en un ambiente con gente desconocida es probable que su deseo sea precisamente estar cuanto más cerca de vosotros, mejor. Obligarle a que esté en brazos de una tía, prima o similar, aunque os dará una foto de recuerdo muy bonita, será contraproducente y vuestro bebé probablemente se altere mostrándose nervioso e irritable.

2/ No fuerces con los regalos, vengan de quien venga

Otra de las cosas que suelen pasar estas fiestas es que la familia y amigos inundan de regalos al peque. Y, para quedar bien o mostrar nuestro agradecimiento, no podemos evitar insistir al bebé a que juegue con ese juguete nuevo que le han traído o estrene la ropa que le acaban de regalar…

Es importante no forzar con juguetes o ropa si vuestro bebé manifiesta que no le gustan o le son cómodos (puede ser porque no responden a sus motivaciones o son todavía demasiado “difíciles” para sus habilidades o capacidades). Entiendo que son regalos, pero siempre se pueden dejar a buen recaudo para volver a intentarlo más adelante cuando el bebé muestre más interés.

navidad bebé

3/ Respeta las rutinas

Esta clave es como un “mantra” que siempre repetimos. Pero es que las rutinas son clave para dar seguridad y tranquilidad a los bebés (y niños en general); por lo que mantenerlas lo más estables posibles también durante períodos festivos o vacacionales es garantía de éxito para evitar nerviosismos e irritabilidad.

Tampoco se trata de aislarse en casa y hacer como que no existen las fiestas… Pero sí estar atento a señales, por ejemplo, de hambre y sueño; especialmente si son días especiales en los que se está fuera de casa o en un ambiente con más gente. Atender estas necesidades a tiempo hará que aunque el contexto sea diferente vuestro bebé siga relajado y tranquilo sabiendo que su rutina será similar a la de otros días.

4/ Respeta su alimentación

Las fiestas navideñas son especialmente proclives a hacernos que nos saltemos la dieta… Si ya los adultos tenemos que tener especial atención en este punto, ¡cuánto más con respecto a los peques de la casa! En general, todos los postres navideños tienen un aporte de azúcar que les hace muy tentadores de cara a los bebés. Sin embargo, caer en el exceso de darles a probar este tipo de dulces puede hacer que luego estén mucho más intranquilos e irritables.

otras recomendaciones respetuosas para disfrutar con un bebé

Como veis, las claves que os dejo son muy sencillas y se basan, principalmente, en respetar las necesidades de vuestro bebé por encima de las tradiciones navideñas o nuestro espíritu e ilusión por compartir estas fiestas con ellos: ¡para todo habrá tiempo!

En el mundo actual, muy centrado en los adultos y sus necesidades pero no tanto en los bebés y niños, se ha vuelto bastante habitual considerar que los bebés están supeditados a nuestros ritmos de vida y necesidades adultas; olvidándonos, a veces, de que resulta clave respetar sus propios ritmos y necesidades. Y, por supuesto, esto es aplicable tanto en Navidades como en el resto de días del año ????

navidad bebé

Algunas recomendaciones para ello son:

·       Hablarles

Aunque sean bebés muy pequeños y pensemos que no lo van a entender, siempre es recomendable contarles qué está sucediendo o anticiparles qué cosa vamos a hacer a continuación. Un claro ejemplo puede ser con el cambio del pañal, indicándoles por qué les vamos a mover o cómo van a sentir un poco más de frío un por un momento, siempre con el objetivo de que estén limpios y más cómodos al finalizar.

Este contacto a través del lenguaje marca la diferencia entre tratarles con el respeto que merecen como pequeñas personas que son, frente a un tratamiento más impersonal en el que son manipulados (seguro que con cuidado) como cosas u objetos sin interacción de por medio.

·       Atención completa

En esta realidad multi-tarea que nos enfrentamos a veces “pecamos” de atender a los bebés a la vez que tratamos de poner en marcha 2 o 3 cosas más… Brindarles atención completa durante las actividades (comida, aseo, juego, etc.) es una muestra de respeto imbatible. ¿Cómo? Pues manteniendo siempre que podamos contacto visual con ellos, ya que les generará seguridad y tranquilidad. O, también, poniéndonos a su altura para estar siempre en su mismo plano y que nos sientan lo más cerca posible.

·       Respetar ritmos y desarrollo

Como familias, sentimos una ilusión increíble porque nuestro pequeño alcance el siguiente hito de desarrollo. Pero la paciencia es clave y hay que aprender a disfrutar del ritmo propio de cada bebé: no anticiparle ni presionarle para acelerar su desarrollo evolutivo, si no acompañarle para potenciar de forma óptima el alcance de sus logros.

Con estas claves disfrutar de la primera Navidad con un bebé está a vuestro alcance. Bueno, disfrutar de la Navidad y del resto de días del año ???? Recordad siempre que, ante la duda, respetar sus ritmos y necesidades ¡será la mejor opción!

 

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Natalia González López, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.

Ir arriba
WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner