sonrisa recien nacido reflejos

¿Qué reflejos podemos encontrar en el recién nacido?

Cuando nace un bebé lo primero que se realiza es el test de apgar, el cual se realiza mediante la observación por parte del profesional de atención médica en el primer minuto y en el quinto de vida. Midiendo así la evolución fuera del vientre materno. Como padres no nos damos ni cuenta y luego nos entregan una hoja con la puntuación obtenida y dices… ¿Esto qué es? Pues para los futuros papás no os alarméis, ya que es un test que evalúa diferentes aspectos como el esfuerzo respiratorio, la frecuencia cardiaca, el tono muscular, los reflejos y el color de la piel. Y lo mejor es que se realiza sin enterarnos.
Comencemos a conocer los tipos de reflejos que tiene o desarrolla un bebé.

Reflejos primarios

Los reflejos del recién nacido son movimientos primarios que se realizan de manera involuntaria y ayudan al bebé a adquirir habilidades controladas voluntariamente. Estos reflejos suelen ir desapareciendo paulatinamente después de haber ido potenciando el desarrollo de nuestro bebé en los primeros meses de vida. Entre los reflejos primitivos encontramos:

  • Reflejo de succión: Cuando le acercas cualquier objeto al bebé, mordedor, tu dedo, juguete… comenzarás a ver como empieza un movimiento rítmico de succión. Este reflejo comienza a desaparecer en torno a los tres meses de vida.

  • Reflejo de búsqueda: Si se presiona cerca de la boca del bebé o incluso se da una caricia suave realizando un masaje, el bebé girará la cabeza para buscar y comenzar la succión. Suele desaparecer sobre los dos meses.
  • Reflejo de Babinski: El pie de un bebé es tan apetecible de tocar, que cuando vamos a acariciar o a intentar hacer cosquillas, el bebé levanta el dedo gordo y abre el resto de dedos en abanico. Es un reflejo que dura bastante y es alrededor del año cuando desaparece.
  • Reflejo de apoyo y marcha: Muchas veces escuchamos, mi bebé ya se pone de pie o quiere dar sus primeros pasos si lo sujeto. Es solo un reflejo, ya que el niño no esta lo suficientemente maduro para comenzar con ese hito del desarrollo. Desaparecerá a los tres meses.

 

  • Reflejo de moro: ¿Qué ocurre cuando tu bebé se asusta y tiene un sobresalto? Por lo general, abre piernas y brazos y echa la cabeza hacia atrás. Este reflejo suele suceder cuando esta tumbado boca arriba y muchas veces desencadena en un llanto.  Suele permanecer hasta los cinco meses de vida.
  • Reflejo de Galant: Este reflejo se realiza estimulando la espalda del bebé. Se coloca al bebé boca abajo sujetando la cabeza y se pasa el dedo a los lados de la columna. Verás como el bebé reacciona y curva el lado de la columna que se está estimulando. Es otro de los reflejos que desaparece más tarde, en torno al año de vida.
  • Reflejo de presión: Cuando se acaricia o presiona la mano del bebé tiende a cerrarse. Realmente es un reflejo muy bonito para los padres porque sientes que tu hijo te esta agarrando y para el bebé tiene un efecto tranquilizador y se siente seguro. Este reflejo suele desaparecer entorno a los dos meses cuando comienza a aprender la conducta de coger objetos. Es cierto que al principio no los cogerá por si mismo, pero debemos ayudarle.

 

Reflejos secundarios:

En cuanto a los reflejos secundarios, son aquellos que aparecen posteriormente al nacimiento y que también vemos en los primeros meses de vida. Podemos destacar tres:

  • Reflejo de Landau: Si sostenemos a nuestro bebé en el aire, bien sujeto por nuestros dos brazos y por encima de la cabeza (muy típico cuando jugamos con ellos), podemos observar como el bebé endereza su tronco y levanta los brazos y la cabeza a la vez que flexiona codos y rodillas. Buscando así contrarrestar el efecto de gravedad. Suele aparecer sobre los cuatro meses y desaparecer durante el primer año de vida.
  • Reflejo de extensión de dedos: Si queremos que nuestro bebé suelte algo que tiene en la mano, como por ejemplo nuestro pelo, cuando se sujetan firmemente y no sabemos como quitarle. Lo más recomendable es poner en práctica este reflejo. Acariciando la parte lateral de la mano donde está el meñique y el bebé poco a poco irá abriendo todos los dedos hasta liberar el objeto que tenga en la mano.
  • Reflejo de paracaídas: Es un reflejo de protección ante una amenaza de caer. Se da cuando sujetamos al bebé por las axilas y simulamos lanzarlo. El bebé estira automáticamente los brazos para protegerse frente a una caída. Aparece entorno a los 6 meses y ya nos acompaña toda la vida.

¿Y si mi bebé tiene ausencia de algunos reflejos?

Como has podido comprobar, os marco las edades en las que pueden desaparecer o aparecer. Siempre recalco que cada niño es diferente y que tiene su propio desarrollo. Si compruebas algo muy marcado, lo normal es que consultes con tu pediatra, aunque en cada revisión evaluarán los reflejos y si no se ha detectado nada, es porque no tiene importancia. Pero mejor quedarse tranquilo y lanzar la consulta.
Muchas veces suele ser por bajo desarrollo motriz y os recomendarán realizar algún tipo de ejercicio. La estimulación temprana favorece el desarrollo motriz, aumentando así el tono muscular.

Comparte este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al enviar aceptas la política de privacidad. Los datos que proporciones al enviar tu comentario, serán tratados conforme la normativa vigente de Protección de Datos y gestionados en un fichero privado por Natalia González López, propietario del fichero. La finalidad de la recogida de los datos, es para responder únicamente y exclusivamente a tu comentario. En ningún caso tus datos serán cedidos a terceras personas. Consulta más información en mi Política de Privacidad.

Ir arriba
WordPress Cookie Plugin by Real Cookie Banner